The Real Estate Show 2023
esen
Plataforma Socios ADI Plataforma ADI

Noticias

Interiores biofílicos: 21 proyectos que fusionan la arquitectura con la naturaleza

Interiores biofílicos: 21 proyectos que fusionan la arquitectura con la naturaleza

Los humanos están programados para responder positivamente a la naturaleza; el crepitar del fuego, el olor a lluvia

fresca en el suelo, las características medicinales de las plantas y el color verde, la proximidad de los animales, etc. Esto, junto con las condiciones ambientales críticas de la actualidad y la rápida urbanización, ha cambiado el enfoque de los arquitectos hacia diseños ecológicamente conscientes que acercan a las personas a la naturaleza. Exploraron varios enfoques: estructuras de tierra apisonada, materiales y muebles reciclados, diseños guiados por la luz del sol... La práctica estaba tan impulsada por la ola verde que las líneas se difuminaron entre lo que es verdaderamente sostenible y ecológico y lo que es el greenwashing. Pero lo que proporcionó la conexión biológica más innata con la naturaleza fue la biofilia y el acto de "traer el exterior hacia adentro" a través del diseño.

Por definición, el diseño biofílico promueve el bienestar al incorporar elementos que establecen una relación coherente entre la naturaleza, la biología humana y el edificio física, visual y emocionalmente. Esto incluye el uso de materiales naturales, la incorporación de vegetación, la abundancia de luz natural y la creación de espacio para la ventilación natural, por nombrar algunos. La aplicación exitosa de los principios del diseño biofílico estimula un amplio espectro de beneficios físicos, mentales y conductuales. Los beneficios físicos incluyen una mejor condición física, una presión arterial más baja y menos síntomas de enfermedades. Los beneficios mentales incluyen motivación, productividad, creatividad y una disminución del estrés y la ansiedad. Los cambios conductuales y cognitivos incluyen mejores habilidades de afrontamiento, mayor capacidad de atención y aumento en la interacción social.

Durante décadas, científicos, investigadores, arquitectos y diseñadores han explorado en colaboración cómo utilizar los aspectos de la naturaleza que más afectan nuestra relación con el entorno construido. Muchos teóricos organizan los principios del diseño biofílico en tres categorías: naturaleza en el espacio, naturaleza del espacio y análogos naturales, todos los cuales determinan una conexión física, visual y emocional con el mundo natural. Este marco, sin embargo, va más allá de los materiales, la luz y la ventilación, todos los cuales contribuyen significativamente a los espacios biofílicos. El diseño biofílico efectivo permite que la tierra sea la arquitectura misma, o al menos una gran parte de ella. Y lo que parece pasarse por alto a menudo es que también es un diseño localmente apropiado, lo que significa que la arquitectura no solo debe fusionarse con la naturaleza, debe fusionarse con su naturaleza: el entorno específico del proyecto en sí.

Ve cómo los arquitectos priorizaron el bienestar humano y reforzaron la biofilia y la relación entre la naturaleza, la biología humana y el entorno construido a través de 21 proyectos de nuestra base de datos.

Selección material

Ante la crisis ambiental y el foco en el bienestar, los arquitectos recurrieron a la arquitectura ambientalmente consciente para generar un cambio en la práctica actual, comenzando por los materiales con los que se construyen los proyectos. Durante miles de décadas, la Tierra y sus recursos se han utilizado para construir estructuras monumentales que han resistido la prueba del tiempo. Pero fueron estudios recientes los que demostraron cómo el uso de estos materiales también crea respuestas cognitivas y fisiológicas positivas. Con esto, los arquitectos volvieron a extraer materiales de la tierra a través de procesos minimalistas, reflejando la geología local para establecer autenticidad y sentido de lugar, además de promover una arquitectura enfocada en la sustentabilidad.

Naturaleza dentro del espacio

Una de las formas más destacadas y comunes en que los arquitectos han integrado elementos biofílicos en sus diseños de interiores es a través de elementos de vegetación, agua y fuego. Los beneficios de la jardinería o la incorporación de plantas en los interiores son ilimitados. Sin embargo, en términos de diseño biofílico, las plantas no se eligen arbitrariamente, sino que se eligen en función de las condiciones climáticas, las características geográficas y la disponibilidad para garantizar que el interior sea auténticamente uno con su entorno. Varios estudios también han demostrado que ver, oír o tocar el agua reduce el estrés, aumenta la tranquilidad y la concentración, y reduce el ritmo cardíaco, lo que llevó a los arquitectos a instalar paredes de agua, acuarios, estanques en miniatura, fuentes y arroyos.

Iluminación

Hoy en día, especialmente después de los cambios recientes en la dinámica de trabajo, la mayor parte del tiempo se pasa dentro de habitaciones que están iluminadas con una mezcla de iluminación artificial y natural. Sin embargo, todas las posibilidades de diseño y flexibilidades que ha ofrecido la luz artificial aún no han reemplazado la forma en que el cuerpo humano responde a la luz natural, ni cuánto la necesita para funcionar correctamente. El ritmo circadiano de un ser humano, o el ciclo biológico de 24 horas, está influenciado principalmente por la recepción de la luz, seguida de la temperatura y otros estímulos. Estar muy expuesto a la luz artificial, especialmente por la noche, altera el reloj biológico del cuerpo y afecta la productividad, el apetito y los niveles de energía. Como resultado, los arquitectos priorizaron la iluminación natural y se aseguraron de que las características de la luz artificial fueran casi idénticas a esta. Las características biofílicas de la luz también engloban las variables de luz y sombra, y cómo sus intensidades y la forma en que se complementan en un espacio afectan al confort visual de los usuarios.

Flujo de aire

Cuando se trata de la circulación del aire y el confort térmico, la biofilia se puede caracterizar por complementar las cualidades y los cambios variables de temperatura y humedad. Idealmente, la calidad general del aire debe proporcionar comodidad y vitalidad, así como brindar a los usuarios la posibilidad de ajustar las condiciones térmicas, ya sea de forma manual o automática, en función de sus necesidades y preferencias.

Acceso físico y visual a la naturaleza

Para establecer aún más la conexión con la naturaleza, los arquitectos han construido proyectos con interiores en conexión directa con el paisaje circundante, tanto física como visualmente. Este límite borroso entre la arquitectura y el sitio en el que se asienta limita la impresión de "hecho por el hombre" y promueve una sensación de apertura y libertad, permitiendo que la arquitectura y la naturaleza se vuelvan una.

Biomimética y formas orgánicas

Junto con las intervenciones naturales y los materiales de construcción, las formas y texturas orgánicas/biomórficas también sirven como fuertes referencias a los patrones que se encuentran en la naturaleza. Las curvas, por ejemplo, ya han estado dominando las tendencias de diseño de interiores durante los últimos años, pero en realidad se remonta a siglos atrás, cuando los arquitectos se inspiraron en la naturaleza a partir de las líneas asimétricas de flores y animales. Y dado que la psique humana prefiere los objetos visuales curvos porque señalan la falta de amenaza, la expresión arquitectónica de las formas orgánicas en el diseño de interiores se tradujo en muebles, iluminación, textiles, tabiques y motivos de pared.

Organización espacial y disposición

En términos de arquitectura interior y circulación, la biofilia es la adopción de los patrones espaciales que se encuentran en la naturaleza e interpretarlos como la configuración de un espacio interior. El propósito detrás de estos patrones es priorizar el bienestar de los usuarios, especialmente si se trata de un lugar desconocido para ellos. En los escenarios de este último, la mente humana cambia automáticamente al modo de supervivencia y busca un lugar que ofrezca seguridad y protección "de lo desconocido", similar a cómo reaccionan los animales en paisajes abiertos. Estos patrones espaciales pueden verse arquitectónicamente como zonas de refugio, áreas abiertas pero protegidas y espacios de transición intermedios, todos los cuales reducen los niveles de estrés y la irritación, y provocan una sensación de protección, creatividad y exploración.

Fuente: Archdaily Mx

Ferrocarril de Cuernavaca 76, P.7,
Col. Lomas de Chapultepec,
Alcaldía Miguel Hidalgo,
C.P. 11000, CDMX, México

Teléfonos
+52 (55) 5540 3181
+52 (55) 5540 3196
+52 (55) 5540 3046